Biografía Ángeles Caso escritoraNací en Gijón en 1959. De mi madre y su familia heredé el carácter creativo. De mi padre, la curiosidad y el rigor intelectual. Él, José Miguel Caso González, era catedrático de Literatura en el Instituto Jovellanos de Gijón y más tarde en las universidades de La Laguna y de Oviedo. Él fue quien me transmitió el amor por la literatura, el arte y la música, y también por la naturaleza, las más poderosas pasiones de mi vida, aparte de las humanas.

Quería ser escritora desde pequeña, desde que él, todas las tardes, me contaba los “cuentos” de Ulises, de Alonso Quijano, de Platero, o me recitaba los misteriosos poemas del Romancero. Claro que también quería dedicarme a la música, a la danza, a la historia del arte, a la arqueología y hasta a la escalada.

Danza, teatro y música, los hice como aficionada. Historia del arte, como estudiante primero –me licencié en esa especialidad en la Universidad de Oviedo–, e investigadora y divulgadora después. La literatura, ya se sabe. Se me ha quedado pendiente para otra vida subir al Everest. ¡No lo descarto!

También he trabajado como periodista en diversos medios. O, más bien, como comunicadora. Nunca he tenido vocación de periodista y, aunque me he ganado la vida con ello en algunos momentos de mi vida y le debo mucho a esa profesión, en realidad nunca acabé de encajar del todo: el periodista tiene que creer en lo que está sucediendo. A mí, mi mentalidad de historiadora me hace en cambio desconfiar de todo. Siempre pienso que no conseguiremos saber nada de lo que está pasando de verdad hasta que pasen al menos cincuenta años.

En cualquier caso, voy ganándome la vida como escritora, a trancas y barrancas, con momentos mejores y peores, desde 1995. Procuro alternar la novela con el ensayo, la biografía, los guiones de cine, la traducción (de francés, inglés, italiano y portugués) y cualquier otra posibilidad que se ponga a mi alcance y me suponga un reto intelectual, salvo la poesía: el dios Apolo no me ha elegido para el más noble de los empeños literarios.

Y siempre, con los artículos, pequeñas piezas de reflexión sobre la vida y los acontecimientos diarios, que me permiten mantener un compromiso permanente con la realidad y, como a menudo me gusta decir, prestar mi voz a quienes no la tienen para que sean escuchadxs.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR